Noticias

Los expertos advierten de que la nueva moratoria tendrá efectos negativos

El Gobierno no quiere una avalancha de declaraciones de insolvencias antes de la entrada en vigor de su reforma de la Ley Concursal, prevista para antes de finales de junio del año que viene. Por ello, el Consejo de Ministros aprobó ayer una nueva prórroga de la moratoria concursal aprobada durante la irrupción del Covid, cuya última extensión expiraba a finales de año. El Ejecutivo ha decidido ampliar hasta el 30 de junio de 2022 la hibernación del deber de solicitar el concurso de acreedores en una situación de insolvencia, al tiempo que seguirán sin admitirse a trámite las solicitudes de concurso necesario que presenten los acreedores.

El objetivo es que “las empresas viables en condiciones normales de mercado cuenten con instrumentos legales que les permitan mantener su actividad y el empleo y dispongan de un margen adicional para restablecer su equilibrio patrimonial en tanto se tramita la modernización del régimen concursal español”, esgrime el Gobierno.

Esta medida, que ha sido incluida en un real decreto en el que también se amplían las líneas de avales del ICO y los fondos de recapitalización de empresas gestionados por la Sepi y Cofides hasta el 30 de junio de 2022, o el blindaje de empresas españolas frente a compras de fuera de la UE hasta finales de 2022, no ha sido bien recibida por los expertos, que advierten de consecuencias negativas. Hará que “muchas empresas en dificultades, que deberían haber afrontado ya medidas difíciles pero necesarias para su supervivencia, continúen agravando su estado y alejándose de una solución”, señaló ayer Manuel Gordillo, socio del despacho Abencys. Para el experto, la moratoria no está ayudando a la supervivencia de las empresas, sino que está “posponiendo artificialmente la solución al problema”. El resultado es que, según Abencys, cada vez son más recurrentes en el tejido empresarial las empresas zombie; esto es, aquellas que aparentemente siguen en activo, pero que en realidad “no tienen capacidad para continuar con su actividad”.

Leer más: https://economistas.es/wp-content/uploads/2021/11/z-p1concu.pdf

Proyecto de Implantación de Solución de Ciberseguridad Centralizada

DESCRIPCIÓN DE LA OPERACIÓN: Se pondrán en marcha líneas de ayuda para el fomento de los servicios avanzados en materia TIC, mediante la aplicación de conocimientos y nuevas técnicas en el ámbito de la innovación empresarial que permitan la implantación de herramientas destinadas a facilitar el desempeño del teletrabajo y den un impulso al emprendimiento digital en la empresas de la Comunidad Autónoma de Extremadura, siendo el principal objetivo mejorar, a través del uso de tecnologías digitales, la productividad y competitividad de las empresas, así como ofrecer alternativas laborales distintas de la tradicionalmente presencial, reforzando y potenciando así su crecimiento.
Se establecerán dos líneas de actuación:
1. Impulso del Teletrabajo: Conectividad y Oficina en la nube.
2. Impulso al Emprendimiento Digital.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO: Implantación de Solución de Ciberseguridad Centralizada.

OBJETIVOS:
Específicos de la operación: “Desarrollar la economía digital incluyendo el comercio electrónico, para el crecimiento, la competitividad y la internacionalización de la empresa española”.
Del proyecto subvencionado: “Protección de las infraestructuras y activos de TI en el entorno local de la oficina y los accesos vía teletrabajo.”.

RESULTADOS PREVISTOS: Optimización de la ciberseguridad, asegurando los activos de TI y evitando la pérdida de datos por ataques, malas prácticas de uso y vulnerabilidades de los sistemas.

BASE REGULADORA: Orden de 9 de septiembre de 2020.

PRESUPUESTO: 8.450,00 €.

AYUDA RECIBIDA: 6.000,00 €.

FONDO: Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER)